Nuestra doctora nos visita….

Buenos días.

Ya llegamos a Noviembre. Día de todos los Santos que nuestros residentes celebran como casi todso los mayores del país.

En los últimos años parece que quiere instalarse entre nosotros la fiesta anglosajona de Halloween, aunque la media de edad entre nuestros pacientes no es la más adecuada para promoverla. Nuestra terapeuta lo ha intentado con algún taller, pero sin mucho éxito…

Terapia Octubre 2015

Y como lo prometido es deuda, aquí tenéis el primer artículo de nuestra doctora, Mª Eugenia Santamaría Gil.

Espero que os guste y ya sabéis que podéis dejarnos vuestra opinión.

_____________________________________________________________________________

El otoño de la vida

 

No temas al otoño, si ha venido.

Aunque caiga la flor, queda la rama.

La rama queda para hacer el nido.

Leopoldo Lugones

 

 

El otoño llegó hace unas pocas semanas, una estación que se puede asociar a la melancolía y a la reflexión.

En el otoño de la vida, el anciano también puede percibir esta tristeza, sin embargo el otoño es una estación preciosa, muy estimulante para los sentidos, donde la vista se deleita con los cálidos colores del otoño, los amarillos, rojos, ocres y anaranjados que impregnan el paisaje de jardines y bosques, donde se puede oír el sonido del viento moviendo las ramas de los árboles o las hojas caídas y donde se puede percibir el olor a  tierra mojada después de la lluvia.

La melancolía que nos invade con la llegada del otoño y que altera nuestro ánimo se relaciona con los cambios en los ritmos diurnos de luz y oscuridad que disminuyen los niveles de serotonina, un neurotransmisor del Sistema Nervioso Central que puede afectar directamente nuestro estado de ánimo, sin embargo esta reducción de luz que influye en nuestro comportamiento, produce un espectáculo visual muy llamativo, como hemos comentado anteriormente y que llevó  a Albert Camus a comparar el otoño con una segunda primavera donde “cada hoja es una flor”.

Desde el punto de vista sanitario el descenso de temperaturas, la lluvia, el viento y la disminución de horas de luz origina la aparición o el agravamiento de enfermedades sobretodo en personas vulnerables como son los ancianos, enfermedades respiratorias, dermatológicas y mentales debidas estas últimas a la alteración de neurotransmisores como la serotonina y la melatonina.

Aunque la alimentación en el anciano siempre deber ser equilibrada, mas aún debe serlo en el otoño, para reforzar su sistema inmune, deberá ser rica en antioxidantes (frutas y verduras), aumentar la ingesta de pescados y reducir el consumo de carnes, utilizar aceite de oliva por sus aspectos positivos sobre la memoria y alimentos ricos en hierro (legumbres, vegetales verdes, cereales, etc.).

 

 El invierno es un aguafuerte, la primavera una acuarela,

un óleo el verano y el otoño un mosaico de todos ellos.

Stanley Horwitz

 

 

Dra. Mª Eugenia Santamaría Gil

doctoraresidencia

Author Info

santamonica

Sin Comentarios

Publicar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies